La población de focas en el estuario del Támesis se ha reducido drásticamente