La bomba arrojada en Ryugu sacudió el entorno en 30 metros a la redonda y formó un cráter de 14 metros

La bomba arrojada en Ryugu sacudió el entorno en 30 metros a la redonda y formó un cráter de 14 metros