No es Filomena, es ‘Celia’: los efectos de la primera gran borrasca invernal de España