El Gobierno israelí lanza una campaña para que la población abrace a los árboles del país