Las fuertes lluvias causan estragos en el Sudeste asiático, con más de 40 millones de personas afectadas