El conejo más adorable de Estados Unidos, en riesgo de desaparecer por los incendios