Nieve, viento y mucho frío: Murcia, qué blanca eres… ¡también en marzo!