Se avecina un viernes complicado: aviso rojo en el Cantábrico por olas de 9 metros