Primera ciclogénesis explosiva del año: el viento toma el norte