Tras las borrascas, llega la calma: 10ºC más de lo normal para despedir el año