La cascada de Ézaro, en A Coruña, cobra vida tras las recientes lluvias