Un desafortunado deslizamiento de tierra en Italia deja cientos de ataúdes a la deriva en el mar