Así ha despertado el amor de los islandeses la mayor nevada en Reykjavik en 80 años