Nieve a las puertas de la primavera: el Pirineo navarro, blanco a 700 metros