Los monumentos más icónicos de París, blancos tras una tremenda nevada