Muros de 5 metros y poblaciones atrapadas: el frío se va, pero la nieve sigue liándola en el norte