No es por el viento del Sáhara: por qué va a hacer tanto calor