Viento del norte: la razón por la que te vas a congelar en la calle aunque haga sol