A la lluvia se le añade el viento, pero el martes los cielos comenzarán a despejarse