Adiós al 'veranillo': el viento del norte da un vuelco al tiempo