Las lluvias se reactivan y la inestabilidad llega para quedarse