Adiós al temporal: los frentes nos dejan y van remitiendo las lluvias y las nevadas