Días de bochorno: claves para sobrevivir con dignidad al calor húmedo