Toallas a dos metros y baños con cautela: las playas españolas, a rebosar en los primeros días de verano