Aída defiende su 'entrevista'