Amador rompe con los Ortega