Antonio Tejado, en el polígrafo