Mari Ángeles, sobre el beso