Natalia, ¿maltratada?