Los Ortega, siempre junto a José