Paca, paño de lágrimas de Nacho