Rocío Carrasco, más nerviosa