Los médicos de Ortega, indignados