La crisis de los 40 no perdona a nadie