Fábregas, el 'falso delantero', o cómo dejar sin trabajo a cinco defensas italianos