Torres, el 9 que quería La Roja