El típico gol inglés: clase y potencia