Francia golpea cuando menos se esperaba