Comienza el partido, ¡y se pone a llover!