Menudo codazo de Boateng a Éder que acabó la jugada sangrando