Corea marca el gol del honor ante una España imparable