Brasil ya es solo un mal sueño: La Roja, preparada para volver a reinar en Francia