Atropellado, pisoteado y besado por Walker: el fotógrafo, protagonista en el gol de Dier