Gareth Bale lo intentó todo: dos tiros muy lejanos que llevaron peligro