Prisas, incredulidad e ironía: la carrera de la prensa a la comparecencia de De Gea