La familia de Cristiano Ronaldo disfruta de la final en la grada de Saint-Denis