Se acabó la maldición de los cuartos de final