Francia, abonada a la polémica