Rooney tarda poco en hacerse notar