Balotelli se lo toma con tranquilidad